MAGGOT BRAIN -NUEVO DISCO- LAND

En el mes de mayo del año de nuestro señor 2009, Maggot Brain se presentaron  en el Gran Teatro de Cáceres, ante sus amigos y familias, para interpretar al completo los temas de “Land”. Esa gente ya los había visto en innumerables ocasiones; había asistido a ensayos, viajado con ellos, compartido momentos, noches, días enteros; hablado, vivido, convivido y dormido con ellos. Si había algo que aquella gente conocía, era un concierto de Maggot Brain. Sin embargo, esa noche, al abrirse el telón, lo que apareció detrás del telón era.. otra cosa. Y toda aquella gente sintió cómo una oleada de orgullo fue recorriendo la platea por encima de sus cabezas, de los primeros asientos a los palcos del tercer piso: “¿Has visto?”, “¿Has visto?”. Maggot Brain habían descubierto una fuerza más poderosa que la música misma, y más poderosa que ellos mismos: ahora tenían una causa.

En Extremadura hay una soledad común que se extiende de norte a sur. Es como una inconexa crisis de identidad que afecta a unos habitantes necesitados de autorreafirmarse a cada paso que dan, enfermos de endogamia y vanidad. Una sociedad infectada de desprecios, de envidias, compuesta por individuos listos para ser los primeros en la cola de la beneficiencia: gente condenada a implosionar y finalmente, desaparecer en el agujero negro que tanto parecen ansiar.

En este entorno nacieron hace ya algunos años Maggot Brain, y en este entorno se ha grabado “Land”. Sin embargo, no es tanto un disco autobiográfico como una reproducción de sus propias huellas dactilares, impresas sobre cada nota y cada gesto. Una obra tersa, con el mismo tacto suave de las rocas de los Barruecos, erosionadas por el agua y el viento. Los chicos ya no son jóvenes, y eso sólo puede ser bueno.

El disco empieza en el momento en el que Carlos, cantante y guitarrista, desecha la muy extremeña idea de instalarse en Calle Fácil y decide irse a vivir fuera de la ciudad. Periodista, buen conversador y mejor cocinero, entiende que sólo la distancia y el dulce envoltorio que proporciona el aire de campo podrá ayudarle a cumplir con el proyecto más ambicioso de su banda: escribir su propio “Born to run”, su propio "Who's next". Y publicarlo.

Pero una obra tan personal necesitaba de músicos, tiempo, distribución, teléfonos, presupuestos, dedicación y horas, muchas horas. Maggot Brain acababan de pisar un charco que resultó ser un pozo.

Tras descartar la habitual expedición a Sevilla, refugio de sus dos trabajos anteriores, “Land” fue finalmente grabado en casa. Entiéndase casa como los estudios Yenimusic, en Casar de Cáceres, a diez minutos en coche de sus trabajos y familias. Y la montaña fue a Mahoma: Alfonso Espadero, su productor de siempre, empaquetó su vida y su grammy para estar con ellos el tiempo que fuera necesario. El estudio se llenó de sus amigos de siempre y de amigos nuevos. Todos ellos están en este disco, tocado por la varita mágica de la amistad: músicos extremeños noveles y no tan noveles, el fenomenal trabajo de Abraham Benítez a las teclas, chicas a los coros, colaboraciones de miembros de otras bandas españolas, como Pedro León (T-Sex) o Juanjo Pizarro (Pata Negra, Dogo y los Mercenarios, Def con Dos).. .y la presencia estelar de dos Mother Superior, Jim Wilson y Marcus Blake, que grabaron sus partes en Los Ángeles. Un compendio de colegas trabajando en un disco que piensa global y actúa local. Si el artwork de “Land” está realizado por el hermano de Carlos, Luis, la fiesta de presentación acaba en el bar de su batería Pachi o algunas de las canciones están dedicadas a tipos como Jon Iturbe (drunk as a hobbit) o los Beggar´s House, no es casualidad: Maggot Brain son verdaderos hermanos, les encanta reunirse y tocar. Se conocen bien, no sólo en lo musical. Son capaces de disfrutar las interminables horas de ferry hasta Irlanda para tocar "Land" por tierras infieles. Los Maggot, juntos, están contando una historia sobre las posibilidades de la amistad, que es seguramente la historia más vieja que existe.

Han pasado meses desde que le miré cara a cara por primera vez y cuando vuelvo a él, la imagen sigue allí, nítida y clara. Un disco abierto y de corazón aún más abierto que te habla directamente. “Land” no busca cien mil oyentes. Busca uno. Y tiene esa actitud tránsfuga y casi de fantasma inquieto, que incluso enoja a los críticos amantes del orden, los géneros y las etiquetas. El modo en el Maggot Brain se enfrentan ahora a su propia música, es como la manera en la que dibujan los niños, que se les acaba el papel y siguen dibujando por las paredes.

Así que aquí están, de nuevo, casi seis años después de publicar su celebrado "Second chance", después de cosechar la admiración y amistad de verdaderas leyendas cómo Bootsy Collins, Brenda Hazel, Mother Superior, Raging Slab o The Godfathers. Esta vez, la cosa es en serio. Detrás de cada canción siempre hay un esqueleto y detrás de cada línea de texto se ocultan los asombrosos licks de Jesús Dorado, uno de los guitarristas más espectaculares que puedas oír actualmente. Se han demostrado a sí mismos y a nosotros que, en efecto, superarse es posible. Esa era su causa. Y ahora sólo queda echar el disco a volar, volver a sentir esa oleada de orgullo, caminar por el alambre, salir de esta tierra que te arranca los huesos de la espalda y pasear por el sol porque, nena, nosotros hemos nacido para correr.

Pepe Regidor

 
Home icon Home»NOTICIAS»MAGGOT BRAIN -NUEVO DISCO- LAND